OPINIÓN: Argentina padece por la falta de contundencia

Submitted by on
Argentina recibe medallas de subcampeón de Copa América Centenario

Las recientes finales de campeonato perdidas por la Albiceleste tienen como factor común la falta de efectividad de cara al gol por el poco temple de sus jugadores.

Por Orestes Membreño

Sin duda que el peso ofensivo de Argentina no puede recaer solamente en la figura de Lionel Messi, es imposible que La Pulga sea el que tire un centro y vaya a rematarlo, que haga una pared con sí mismo, es decir, que inicie la jugada y sea quien la concluya en la red rival.

Si bien Argentina ha tenido solidez defensiva (en Copa América solamente recibió dos goles) este trabajo no se ve compensado en el aspecto ofensivo, especialmente en partidos decisivos en los que a los delanteros argentinos pareciera que “les tiemblan las patas”, como se dice popularmente.

En las tres finales consecutivas que ha disputado el seleccionado argentino (Brasil 2014, Chile 2015 y USA 2016) ha padecido la falta de contundencia de jugadores como Gonzalo Higuaín, Sergio Agüero, Carlos Tévez, Rodrigo Palacio, Ángel Di María y hasta el mismo Lionel Messi, entre otros, en partidos en que ha sido dominador en buena medida pero que no ha sabido traducir en la red rival.

Ese factor común podría estar asociado a la falta de carácter o decisión de los delanteros argentinos, ya que la repetición de esa falta de contundencia ha sido clara y clave.

Y aquí también entra en juego las decisiones técnicas, porque viendo tanta deficiencia que le ha costado perder finales, los actores siguen siendo los mismos y, por ende, el resultado es el mismo. Es decir, son dos cosas: no se ha cambiado a los responsables ni se ha cambiado el estilo de juego para mejorar ese apartado de funcionamiento.

En el caso particular de Higuaín y Agüero, personalmente no me explico cómo estos jugadores en sus equipos son delanteros letales, hacen goles de todos los colores y sabores, se asocian bien en el colectivo y saben finalizar la jugada final.

Ciertamente, ese detalle de colectividad puede pasarles factura, como se la pasa a Messi, pero es increíble las ocasiones perdidas frente a la portería cuando se ponen la camiseta de la selección argentina, tirando por la borda el esfuerzo colectivo. De hecho, se ha visto a Higuaín y Agüero, incluso, cayéndose solos al intentar hacer un giro o un cambio de velocidad, se han visto como principiantes. Además, es poco lo que aportan en el juego colectivo, ya que no han sido piezas de apoyo para el resto de compañeros.

Y eso le pasó a la Argentina en esta final de Copa América Centenario, en un partido parejo, las mejores opciones las tuvo el equipo albiceleste, pero una y otra vez Higuaín y Agüero fallaron, tal cuales jugadores del montón.

Por otra parte, el medio campo argentino ha padecido de creatividad y desequilibrio en su transición hacia el frente. Volvemos a insistir en que todo el peso recae sobre Messi quien al final termina siendo víctima de la marca rival.

Finalmente, las declaraciones de Messi y compañía afirmando que no van más con la selección, denota la falta de carácter, especialmente a los más jóvenes, porque si vemos el caso de Mascherano, quien cumplirá 33 años, su retiro podría verse justificado por ese factor de edad. Pero el resto, son nada más jugadores a los que les hace falta esa sangre, carácter, temple, vergüenza deportiva, unos “pecho frío” como diría alguien por ahí.

Maradona los sentenció: si no ganan, que se vayan.

Tags: